Crítica: Les Inavouables

Les Inavouables, en la Sala Tinta Roja, es un espectáculo de teatro amateur que nos vuelve a demostrar que este teatro tiene mucha fuerza y calidad y cuerda para rato.

Un grupo de actores van desgranando pequeños monólogos en escena. Cada actor / actriz es un personaje diferente y cada uno nos cuenta una pequeña historia que parece un parte de un puzzle. Sin que las historias tengan nada que ver las unas con las otras, al final, todas parece que acaban hablando de lo mismo: de querer, de que nos quieran, de yo y de los demás. Pequeñas piezas que nos hablan de tiempos pasados, del ahora, de lo que queremos hacer en el futuro…

Los actores supieron meterse en los diferentes papeles que interpretaron. No había tics ni sobreactuación. Una interpretación muy natural que resaltaba en un espacio reducido, en el que el público casi podía tocarlos.

Les Inavouables, de la compañía Les Turbulences, en la Sala Tinta Roja, ha sido un buen trabajo de un grupo de teatro amateur, en francés, con un ritmo ágil, apoyado por un buen juego de luces, que nos hacía pasar de una historia a la otra sin cambios bruscos. Todo fluía.

Esperamos ver más trabajos de Les Turbulences. Esto promete.

Nicolas Larruy

M'agrada el teatre. Sempre m'ha agradat. El teatre em fa pensar, em remou les entranyes, em commou, em fa riure, em fa plorar, em fa enrabiar... i té la màgia del directe. Sempre és diferent, únic, irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *