Crítica: HuMÔ(r)

Nota: 9,5 de 10

HuMÔ(r) interpretada por Carlo MÔ, al cual ya conocíamos por ser el director de No me llames Solsticio, llámame Otoño, vuelve a sorprendernos. A grandes rasgos podemos decir que asistimos a un espectáculo de Clown dentro del nuevo ciclo de Somriures: somnis de riures d’estiu que hasta mediados de julio presenta la Sala Fènix de teatro en Barcelona, esta vez dedicado a la comedia física. Pero no es una función más, es mucho más que eso.

HuMÔ(r) es una obra indescriptible, no por ser complicada de entender o enrevesada sino porque cualquier detalle destruiría el factor sorpresa. Por lo tanto solo voy a dar unas pocas pinceladas de lo que en mi opinión es una obra innovadora en nuestra escena teatral actual. Como descripción tenemos un párrafo escueto y bastante directo, “¿Qué pasaría si vas a ver una obra de teatro y resulta que el teatro está en llamas?”, pues eso mismo es lo que descubrimos aquella tarde-noche. Pero esto es solo la punta del iceberg.

Una nueva aventura teatral en la Sala Fénix

espectaculos barcelona

Más que una obra de teatro lo que vivimos fue una aventura. Una de esas que te hacen sentir la misma adrenalina que en aquellos tiempos en que uno no era más que un niño, sin grandes preocupaciones, que buscaba descubrir los regalos de navidad antes de tiempo. Es ese sentimiento de responsabilidad que como adulto ha calado en tu fuero interno y te va indicando que no te estás portando bien. Haciendo caso omiso a tus propias advertencias, te preparas para asumir el riesgo de tu travesura porque la curiosidad puede más que tu conciencia. Las risas de nerviosismo, de incertidumbre, de auténtica fiesta nos acompañaron durante la hora y poco más de representación.

No solo eso, este espectáculo de Carlo Mô implica una aventura nueva y diferente que cada día presenta invitados especiales que como colaboradores dan un valor añadido al espectáculo. Una pieza arriesgada que bebe directamente de las reacciones del grupo limitado de asistentes. Con una gran dosis de improvisación, habilidad, gracia y desparpajo.

Lo que vivimos con este espectáculo en Barcelona fue una aventura llena de complicidad, buen rollo y mucha acción. Una obra totalmente inesperada y sorprendente que involucra al cien por cien a su público. El final, ingenioso y sorprendente, cierra una obra maravillosa que da ganas de volver a repetir.

espectaculos barcelona

Aida Deturck

Periodista y Actriz. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *