Crítica: El loco y la camisa

Crítica de Nicolás Larruy

Nota: 8.5 sobre 10

En Espectáculos Barcelona te descubrimos las mejores obras de teatro de Barcelona

El loco y la camisa es una obra de teatro de Barcelona que nos presenta a una familia. Una familia como tantas. Un padre, una madre, un hija, un hijo. El novio de la hija. Un pequeño microcosmos que mantiene un frágil equilibrio. Donde cada uno tiene papel y lo interpreta a conciencia, sin moverse de su sitio. Para no romper este equilibrio, para mantener la ilusión de que todo es lindo, de que todo va bien… pero existe un enemigo interior.

El hijo, Beto. Un chico que la familia esconde, porque está loco. Beto es el elemento rompedor de la familia. El loco que dice las verdades. Aquellas verdades que nadie quiere oír, a las que nadie quiere enfrentarse para no cuestionarse la manera de vivir, de actuar, la seguridad, la estabilidad. “Si nadie te pregunta, no tenés por qué ir diciendo lo que pensás”.

Un matrimonio que no dialoga. Que habla que no se escucha. Una hija que tiene sus propios objetivos y los lleva a cabo, sin mirar a quien pisa. Un novio que se construye un mundo a su medida y exige que los demás se adapten a él. Y Beto. Beto que, con una mirada lúcida y grandes dotes de observación, lanza sus verdades como escupitajos a la cara. “Que sea lindo no quiere decir que sea interesante”. “Despreciamos temas por no ser interesantes, no por ser feos”.

En la obra de teatro El loco y la camisa encontramos grandes interpretaciones de Gabriel Beck, en el papel de Beto. Exagerado, contenido, aterrador, divertido… nos ofrece un loco – lúcido muy convincente al que, a veces invitaríamos a una cerveza y, a veces, mantendríamos muy lejos… por si acaso. Lide Uranga (Matilde, la madre) y Carlos Rosas (José, el padre) son el compendio de muchas madres y muchos padres que hemos conocido. Los reconocemos en sus forma de hablar, de moverse, en sus gestos.

Un decorado sobrio, pero muy significativo, que es un retrato de la familia. Solo una familia como esta podría tener esos muebles. Y un gran trabajo de caracterización y vestuario son el colofón a esta obra. Un gran texto, muy inteligente, mordaz, crudo y cruel a veces, y lleno, rebosante de ternura.

Definitivamente, El loco y la camisa es un espectáculo de Barcelona que merecería estar muchos más días en cartel.

espectaculos barcelona

Elia Tabuenca

Filóloga y periodista, amante del mundo de las letras y de la cultura. Directora de la cía de teatro LetrasConVoz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *