Crítica: Avui no sopem

Nota: 7 sobre 10

El mundo de las familias es complicado… Sobre todo cuando los hijos empiezan a crecer, a formar sus vidas y siguen teniendo pegado el cordón umbilical en el cuerpo. “Para mí siempre serás mi hijo/a pequeño/a”, seguro que alguna vez has oído decir a alguno de tus padres y es que, por mucho que pase el tiempo, las relaciones paterno-filiales son difíciles de cambiar.

En la obra de teatro de Barcelona “Avui no sopem” nos encontramos con una familia que está viviendo un periodo complicado. Los dos hijos siguen teniendo una estrecha necesidad de sus padres que, ya casi con ochenta años, quieren sentirse libres de nuevo y marcharse a vivir a la casa del pueblo. Pep Antón Gómez y Jordi Sánchez escriben una comedia muy realista con la que seguro que, alguna vez, te has sentido identificado.

Avui no sopem, un comedia en Barcelona que reflexiona sobre las relaciones familiares

Avui no sopem nos sitúa en una noche en un piso de Barcelona. Con una puesta en escena muy original, realmente consigues trasladarte a una de las calles del Eixample y sentir el ritmo de vida que allí se vive. El matrimonio mayor está ya cansado, su única ilusión es que llegue el fin de semana para ir al pueblo a disfrutar de la naturaleza, los amigos y el huerto. Quieren irse a vivir allí pero tienen un vínculo que les frena en su deseo: sus dos hijos.

Ambos tienen más de treinta años, con sus vidas prácticamente montadas pero, sin embargo, todavía no han logrado romper el vínculo y siguen necesitando a su madre como cuando eran pequeños. El choque entre el deseo y la obligación se hará evidente en esta obra de teatro que sacará a relucir el egoísmo existente entre los hijos cuando se relacionan con sus padres.

avui-no-sopem2

En esta pieza nos encontramos con un Jordi Banacolocha espectacular. Una energía escénica que actúa como un torbellino y que es capaz de hacerte reír hasta no poder más. Junto a él, Maife Gil interpreta a la esposa, una mujer que aún sigue siendo madre y que lleva sobre sus espaldas una gran carga de responsabilidad que ya no le toca. Completan el elenco David Bagés, Susanna Garachana y Mercè Martínez, hijos y nuera de la pareja y los responsables de crearles los grilletes que no les dejan avanzar.

De todos ellos, Jordi es quien se lleva la palma. Su actuación es impecable, el actor desaparece y sobre el escenario aparece una persona real, Vicenç, con ganas de vivir y de aprovechar los últimos años que le quedan de vida junto a su mujer y sus amigos. Sus cambios de energía, su forma de hacernos reír sin que parezca buscar nuestra risa y su gestualidad hacen que sea el mejor que vemos sobre escena.

El ritmo de esta obra de teatro es ágil y dinámico, sin embargo, la resolución del conflicto principal se queda en un segundo plano a medida que avanza la obra para introducirnos en otra trama que, a nivel subjetivo, creo que carece de igual interés. El realismo se mete demasiado en esta obra para, al final, hablarnos de una situación que seguro que viven muchas personas actualmente: las dificultades que presenta un divorcio en todos los planos (individual, familiar y de pareja).

Avui no sopem es una comedia entretenida que cuenta con un buen trabajo actoral y que es perfecta para pasar un buen rato. Sin embargo, el mensaje se pierde y la originalidad de la obra termina desvaneciéndose durante su resolución.

espectaculos barcelona

Elia Tabuenca

Filóloga y periodista, amante del mundo de las letras y de la cultura. Directora de la cía de teatro LetrasConVoz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *