Crítica: Blanca Desvelada

Nota: 10 sobre 10

La Sala Fènix inicia su temporada con una obra que a su paso ha ido generando grandes expectativas. Blanca Desvelada de la compañía Aleteo presenta una historia escrita e interpretada por Alejandra Jiménez-Cascón y dirigida por Montse Bonet.

Blanca Desvelada trata sobre dos mujeres que por alguna extraña razón tienen la vida entrelazada a través de los sueños. Blanca, nuestra protagonista, es una actriz que se dedica a hacer monólogos en diferentes bares de baja reputación y que día tras día sueña con una mujer a la que no logra reconocer. Blanca es testigo de como la mujer que se presenta cada anochecer da a luz en una prisión franquista justo dos semanas antes de ser fusilada. ¿Qué tendrá en común con aquella mujer? Blanca busca cada vez con más ahínco quién será esa señora que sigue apareciéndose ante ella al caer la noche.

Una obra de teatro onírica que se adentra en la mente y el alma humana

Esta obra interpretada magistralmente por Alejandra no decepciona. Blanca Desvelada es capaz de generarnos múltiples reacciones desde ponernos los pelos de punta, llevarnos a la emoción e incluso impactarnos de golpe hasta llegar a incomodarnos a través de 12 personajes que interpreta ella misma durante los 75 minutos que dura esta obra de teatro en Barcelona.

En cada momento el espectador tiene el privilegio de observar como con tan solo un mínimo gesto la actriz va cambiando de un personaje a otro a la velocidad de la luz, con sutileza y gran fluidez. Además de una corporalidad extraordinaria, la técnica vocal de Alejandra marca la edad y el origen de sus personajes con gran exactitud y los dota en cada caso de una personalidad única que da color y sentido a un todo perfectamente construido.

blanca-desvelada-fenix2

Es realmente sorprendente como puede una misma persona interpretar con tanta calidad una obra entera con doce personajes completamente distintos, unos nos hacen reír, otros nos enternecen y otros nos recuerdan la fragilidad del ser humano. El mundo interior de Alejandra es espectacularmente grande, ella misma lo construye, le da vida y lo resuelve sin que el espectador pueda quitar los ojos de lo que sucede en escena.

La obra se desarrolla en un escenario minimalista que juega con pocos los elementos físicos, por un lado la estructura de hierro en forma de cubo que delimita el área en la que se mueve el actor y por el otro un pequeño banco con ruedas. Todo complementado con un buen juego de luces así como música ambiental en puntos estratégicos que ayudan a situar al personaje entre los saltos temporales.

Esta obra de teatro en Barcelona se estrenó por primera vez en 2015 y ya ha conseguido dos grandes reconocimientos por su interpretación: quedó finalista en el Premio Memorial Margarita Xirgu en 2015 y fue candidata finalista en los Premios Max en 2016. Ahora se encuentra en Barcelona pero próximamente la compañía llevará a Blanca Desvelada a Madrid y otros lugares de España.

Es una obra que desprende devoción, trabajo duro y talento que se desarrolla en escena a manos de una sola mujer que bien seguro os enamorará. Su historia no es solo interesante y humana sino que tiene una interpretación memorable. Estoy completamente segura de que no decepcionará a nadie.

espectaculos barcelona

Aida Deturck

Periodista y Actriz. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *